top of page

Qué es la Microbiota?

Actualizado: 17 oct 2022

Actualmente sabemos que la microbiota es un grupo activo de microorganismos (bacterias, hongos, arqueas, virus y parásitos) que conviven con nosotros en la piel y la mayoría de las mucosas. Se comporta como un órgano más del cuerpo, interactuando de forma estable y activa con él, siendo responsable en muchos casos de nuestra salud.


Ahora bien, ¿Qué es la microbiota intestinal? es la comunidad de microorganismos vivos residentes en el tubo digestivo. Su principal función está ligada a las actividades metabólicas que se traducen en recuperación de energía y nutrientes, y en la protección del huésped (es decir tú) frente a invasión por microorganismos extraños.


Sabiendo esto te preguntarás...¿Cómo sé que mi microbiota está haciendo su trabajo y estoy a salvo? La microbiota intestinal vive en un delicado y constante equilibrio entre una gran mayoría de microorganismos “buenos” o saludables y una minoría de microorganismos “no tan buenos” o patógenos facultativos. Formando parte de los microorganismos “buenos”, tenemos diferentes grupos funcionales con distintas acciones: digestivas, inmunitarias, defensivas, metabólicas, neurológicas, etc. Todos ellos actúan siempre de forma coordinada y están conectados entre sí, manteniendo entre todos, el normal funcionamiento del medio intestinal y de la salud general del organismo. La continua investigación en este campo, ha permitido conocer los grupos bacterianos que realizan cada una de esas funciones e identificar en cada uno de ellos, lo que conocemos como las “bacterias clave”.


El Instituto de Microecología español nos presenta KyberBioma, lo último y más vanguardista en diagnóstico de microbiota intestinal, los resultados de éste examen nos permite cuantificar las bacterias clave de los principales grupos funcionales, lo que nos permite establecer además del perfil disbiótico (en español: consiste en la valoración del estado de sistema gastrointestinal) de cada paciente, lo que en asociación con su patología o sintomatología nos permitirá tomar acciones precisas y acertadas para mejorar nuestra salud.

Sigues sin entender porqué debemos poner tanto cuidado a esos bichitos dentro de tu cuerpo? te doy más razones:

  • La microbiota inmunomoduladora actúa como “compañera” de las células inmunitarias (linfocitos) contribuyendo así a la normal respuesta del sistema inmune. Su alteración nos permite entender cuadros clínicos de hiperrespuesta inmunitaria como la alergia, las in- tolerancias, el asma, las enfermedades autoinmunes, etc. o hiporrespuestas como las infecciones de repetición.

  • La microbiota protectora estabiliza el medio intestinal, protegiendo e impidiendo el crecimiento de gérmenes patógenos. Su alteración favorece la disbiosis (desorden de la microbiota), la inflamación y el aumento de la permeabilidad intestinal que generan cuadros de diarrea y/o estreñimiento, gases, alteración en la absorción de algunos nutrientes, etc.

  • La microbiota muconutritiva estabiliza la capa de moco o mucus que cubre por dentro la pared del intestino y asegura el funcionamiento normal de algunas rutas metabólicas. Su alteración favorece la inflamación y la disbiosis, y se asocia a cuadros de fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, etc. Además, puede estar implicada en la obesidad, la diabetes, la alteración en la resistencia a la insulina, el hígado graso no alcohólico, etc.

  • La microbiota fermentadora de fibra o sacarolítica primaria degrada parte de la fibra alimentaria que nosotros no podemos digerir. Su alteración hace que el consumo de algunos alimentos (principalmente carbohidratos) genere muchos gases, distensión y molestias abdominales.

  • La microbiota neuroactiva produce sustancias (neurotransmisores) como GABA y serotonina que estabilizan la comunicación con el Sistema Nervioso Central (eje intestino-cerebro). Su alteración favorece la ansiedad, depresión, problemas de aprendizaje o memoria, y a nivel local, enlentecimiento del movimiento intestinal y aumento de la percepción del dolor.

  • La microbiota proteolítica a diferencia de los grupos anteriores, forma parte de los microorganismos patógenos potenciales. Supone menos del 01% del total de la microbiota intestinal y producen sustancias potencialmente dañinas, como aminas biógenas (histamina), amoníaco, indol, escatol, fenoles, etc. Sí estas bacterias crecen por encima de su rango de normalidad, se inflama la pared del intestino generando un importante cuadro de síntomas digestivos, digestiones pesadas, gases, distensión abdominal, dolor, etc.

  • Los hongos y levaduras también son microorganismos patógenos Candida albicans vive normalmente en intestino en una cantidad que no supera las 10 CFU/g de heces. Varios factores como la toma de fármacos (antibióticos, corticoides o anticonceptivos), sobrecargas de azúcar en la dieta, cambios del pH, diabetes, embarazo, etc. favorecen su anormal desarrollo siendo responsables de síntomas como fatiga, cefaleas, distensión abdominal, diarreas y/o estreñimiento, acidez, dolores musculo articulares y molestias vaginales.

KyberBioma completa el análisis de los grupos funcionales y la información clínica que hemos comentado, con cuatro valores muy relevantes: la carga total de microorganismos, el pH, el índice de resiliencia de la microbiota y la tolerancia a los FODMAPs.


Si has llegado a este punto y te ha entrado el pánico por no saber lo que está pasando dentro de ti, te invito a realizarte éste examen y cambiar por completo tu vida.


Recuerda que la salud es un conjunto de hábitos y factores, y que siempre empieza desde adentro.


(Fuente: Instituto de Microecología, por la Dra. Mª Dolores de la Puerta)


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page